Porque estoy aqui

Yo vivo en Medellín hace casi 7 meses. Vine aquí porque la vida me puso muchas pistas, una de ellas siendo el amor. Pero también porque investigando me dí cuenta de una cantidad de procesos interesantes pasando en ésta ciudad.

Medellín pasó por una época indudablemente especial en las decadas de los 80 y 90, después de los conocidos eventos de colonización, independización y convulsiones por acceso al poder, mas o menos comunes a la realidad del continente en general. Ésto y cuestiones socio-económicas con desigualdad, acceso a recursos, educación y mercados han resultado en que la creatividad en desembalarse en la vida han sido cualidades con las cuales destacarse como individuo para ganarse la vida. En mi observación Medellín está poblada por muchas personas altamente creativas.

Mientras tanto, el diseño de sociedad planteado por el mundo occidental se encuentra en grave crisis; la unión europea por ejemplo está al borde del colapso. El modelo abstracto de crecimiento perpetuo está chocandose con realidades físicas, revelando las limitaciones intrinsicas. A parte problemas serios de polución, insostenibilidad, desigualdad, explotación y injusticia, una caracteristica importante en éste modelo es la tendencia a la fragmentación y el aislamiento de los seres humanos, que ha comportado profundos trastornos sociales y siquicos. No sorprende en éste punto el surgimiento de tendencias de colaboración, cooperación, compartir y comunidad: la gente vuelve a contemplar la esencia ontológica de un ser humano. La ciencia moderna con su aporte está poniendo fin a la disección en partes distintas y siempre mas pequeñas como practicada convencionalmente, sino mas bien está volviendo a resaltar las relaciones, lo común. Los físicos cuánticos se expresan mas como filósofos orientales que en lingo cientifico. Estamos redescubriendo lo que las sabidurías ancestrales siempre han promulgado: que todo está interrelacionado y que la separación es una lente de percepción.

Los medios electrónicos han facilitado a las personas reintroducir en sus vidas prácticas ancestrales de comunicación que por los mantras de consumo del mercado han ido desapareciendo. Se vuelven a comunicar directamente, a compartir libremente, a colaborar, trabajar juntas. Todo eso va contra la lógica del mercado concebido por los economistas, y según esas teorias por ejemplo un sistema operativo para computadoras libre y conjuntamente creado como linux no sería posible. Lo que éstos nuevos medios nos permiten es ampliar las propensidades innatas de los humanos para relacionarse a todo el globo. Podemos comunicar con cualquier persona al otro lado del mundo. Y podemos formar redes con cualquiera y compartir informaciones con gente afin a nuestras pasiones, intereses o enfoques de estudio. Se difuminan nociones de tiempo y espacio.

Paralelamente a ésto, también se está revalorando el encuentro físico en persona. Enfin – es así que asistimos a la expansión del fenómeno de los labs – laboratorios de experimentación techno-social, dónde las personas se encuentran para compartir conocimiento, aprender juntas, y sentirse parte de un grupo, formando comunidad. En éstas comunidades se produce, se crea y se comparte libremente por el simple deseo de quererlo hacer, y porque les confiere a los integrantes un sentido de pertenencia y satisfacción – digamoslo, de felicidad. No acaso un evento periodico bien conocido muy simbolico en Medellín fue bautizado “Lo doy porque quiero”.

La práctica de desarrollar software de código abierto ha revelado al mundo lo que es posible hacer con la dedicación de unos individuos con un fin compartido. También ha inspirado y estimulado la exploración y experimentación con sus principios en otras areas de actividades humanas. Ya surgieron comunidades que se consagran a temas como el open hardware, open government, open data, open university, open science, open cities, open business, para solo nombrar algunas.

Es que muchos cerebros que se juntan generan muchas mas ideas. Y no solo mas ideas, pero cada contribución puede ser una pieza de lego para un edifico mas grande, una visión mas completa, und planteamiento mas holistico. Inteligencia colectiva.

Nos estamos enfrentando a retos tremendos. Y globales. Retos demasiado grandes para ser resueltos por algunos individuos, singulas entidades o naciones. Por otro lado, ideas no conocen fronteras ni barreras, el conocimiento fluye libre, es inmaterial. Gracias a Internet, ideas, conocimiento, información y sabiduría se pueden difundir facilmente en su forma digital, llegando a cualquier dispositivo que sea capaz de presentarlo. Las tecnologías digitales que hoy tenemos a disposición, a diferencia de los medios de información masíva convencionales como televisión y radio, son bidireccionales, y permiten la participación. Tenemos entonces a nuestro alcance la posibilidad de combinar y confluir conocimiento de siempre mas ánimas.

Entretanto la mayoría de los seres humanos florece en comunidad con otros humanos, estando en compañía, compartiendo. Las primeras ciudades europeas crecian en base a areas de convergencia en los cuales las distancias eran de mas o menos 20 min caminando. En Latinoamerica todavía es bien tangible y sigue viva la experiencia de vida en barrios. Es la configuración natural de seres humanos.

En contrasto, la vida economica actual no respeta éstas configuraciones. Crea un flujo incesante de materiales y personas desplazandose continuamente, causando congestión y contaminación. Los procesos de decisión están regidos por criterios de financiamiento y ganancia; resultan en que se vendan en Suiza manzanas crecidas en Nueva Zelanda a precios mas baratos cuando Suiza está llena de manzanas; que se transporte cacao desde Sur America hasta Europa para procesamiento para que se venda otra vez en el continente a costos mucho mas altos; que se extraiga recursos naturales de la tierra y se depositen los desechos contando los gastos de contaminación como externalidades. El mercado vive de la publicidad, que nos incita siempre a mas consumo, alimentadose de la necesidad de mantenernos infelices, instigando mas y mas deseos y convirtiendo siempre mas rincones de la tierra a ésta religión, generando siempre mas expectatias y por ende mas consumo, extracción de materia prima, y polución. El mantra que acompaña todo ésto es el del crecimiento.

Siempre mas individuos se están dándo cuenta que ésto no puede seguir así indefinitivamente. Se están buscando alternativas.

Y si volvemos a organizarnos mas afinemente a la configuración natural humana como antes planteado? Si volvemos a formar mas comunidades, abasteciendo la mayoría de nuestras necesidades de manera local? Si aprovecharíamos las propiedades de la tecnología digital, que nos permite divulgar la información libremente, difundiendo lo que hemos aprendido, al mismo tiempo que podemos asimilar contribuciones de otros, sintetizando todo en nuevo conocimiento, nuevas realizaciones, creaciones, avances, inovaciones? Transformando éste conocimiento en adaptaciones locales, para resolver retos locales, creando artefactos localmente?
Es ahi donde vislumbro la confluencia de la emergencia de labs con el potencial de las tecnologías. Producción local basada en el libre flujo de conocimiento global. Ya no necesitamos de gigantescas plantas de producción para todo, y esa tendencia, con la tecnología, va a consolidarse. Los fablabs, los espacios de creación colaborativa, las impresoras de 3D, llegarán a fornecer nuestras necesidades de productos localmente, a medida, cuando y cuanto precisadas, sin necesidad de inundar el mercado. Labels y diseños circulan libremente, fomentando nuevas soluciones, producidas en el lab de la esquina de barrio. En un futuro no lejano ahi podré “imprimir” mi smart-phone; las materias primas se aprovechan localmente, por la gente local, mancomunadamente, y entonces no bajo explotación de entitades ajenas insensibles a los efectos locales. De igual forma, agricultura orgánica, en simbiosis de urbe y área rural, creando sistemas de abastecimiento bioregional, cubre las vnecesidades alimenticias. La energía se genera de forma decentralizada, muchos edificios y construcciones generan su propia energia, alimentando una red inteligente local; el bio-hackerspace nos sirve con productos modernos indispensables, como plásticos biodegradables; muchos artefactos se ensamblan reutilizando y reciclando materiales; y las cuestiones economicas se organizan para el beneficio de la comunidad, no de los especuladores.

Las primeras ciudades crecieron tejendo un ecosistema de emprendimiento local. Los tejidos socioeconomicos son mas resilientes a medida de la cantidad de relaciones que lo conforman. Con mas diversidad de producción y artesania y interdependencia de los actores locales, una comunidad queda firme y resiliente, osea puede resistir mejor a estrés de afuera. Una comunidad que está fundada sobre lazos de emprendimiento y recursos local por ende se vuelve mas firme, resiliente y independiente de las turbulencias de mercado global. Ésto no quiere decir que no haya negocio interregional, internacional o intercontinental. Ésto siempre ha existido de alguna forma, y seguirá existiendo. Sin embargo, fortaleciendo primeramente los actores locales, fomentando intercambio local y construyendo sobre las relaciones locales, las comunidades consolidan su identidad y su coherencia y son menos susceptibles a perturbaciones ajenas.

Creo que ésto no es una postulación anti-progreso, ni anti-negocio, ni anti-nada. Es una propuesta que se está colaborativamente construyendo paso a paso. Es una propuesta en la cual Medellín y Sur America en general puede surgir como un modelo para el futuro, con todo el potencial creativo inicialmente mencionado. También creo que comunidad y cooperación, epitomado por los proceso ancestrales de la minga, están aún mas vivos en el continente.

Creo que Medellín puede jugar un papel sumamente importante en la urgente transformación de sociedad, hacia un modelo sostenible, justo y impregnado de felicidad de vivir. Nada es perfecto, y no acaso aquí mismo siguen existiendo factores muy inquietantes de violencia, explotación y sopresión. Igual para los que estamos hartos de todo lo lúgubre de éste mundo, no tenemos otra opción de que seguir intentando a crear nuevas realidades.

Por todo ésto quiero participar en los procesos que se están dándo en Medellín, quiero contribuir como puedo, enlazandome con la gente activa, intercambiando pensamientos, conocimientos y ideas, a ver que puede nacer de lo que nos estamos planteando conjuntamente para dar vida a los anhelos para una sociedad que en lugar de destruirse a si misma maltratando su propia base, la tierra y los hombres, madure a una sociedad que coopera para resolver grandes problemas, y que llegue a cuidar y hasta enriquecer los ciclos de la vida.

Like this post? Tip me with bitcoin!

1BJyyQM54GhfJvW4MPg9hoCWHcRJ6gqEnh

If you enjoyed reading this post, please consider tipping me using bitcoin. For an introduction to bitcoin please see weusecoins.com.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *